Diferencias entre acabados en un apartamento: obra negra, gris, blanca y full acabados

Cuando estás buscando un lugar donde vivir y empiezas a investigar las características del espacio que te llama la atención, bien sea casa o apartamento, vas a encontrarte con términos que muchas veces no conoces; uno de estos términos es el de los acabados, aunque posiblemente conozcas lo que significa el concepto de obra negra, existen además otros 3 tipos de acabados que te permitirán tomar una mejor decisión.

Entre gustos, no hay nada escrito:

La constructora propone un estilo particular de acabados pero en definitiva tú puedes elegir cómo se verá tu casa, incluso complementar con la propuesta inicial. Los acabados que ofrece la constructora se proponen dentro de un rango de precios, que resultan bastante prácticos, de hecho, esto ahorra tiempo a personas que no quieren o no pueden dedicarle más horas a la búsqueda de los materiales, e incluso de la mano de obra para terminar el apartamento una vez lo reciben.

A continuación te contamos cuáles son las diferencias entre acabados en un apartamento para que estés en capacidad de elegir cuál es el más apropiado a la hora de comprar tu vivienda.

Tipos de acabados en una obra:

1. Obra negra:

Este término determina más una fase de la construcción que un acabado en sí mismo. ¿Qué quiere decir esto? cuando una construcción, cualquiera que sea, está en obra negra, aún no es habitable. Esto pasa porque en esta fase, si bien ya se ha delimitado el espacio que se va a construir, e incluso se tienen muros y techos levantados, todavía faltan gran parte de los detalles finales.

Por lo mismo, en esta fase no recibes tu apartamento, esto es solo para que puedas entender el concepto e incluso sepas en qué parte del proceso va la construcción del proyecto inmobiliario que te ofrecen. Es una buena opción a nivel de inversión comprar vivienda sobre planos y ver avanzar la construcción siempre que tengas disponibilidad de tiempo, ya que el precio será más bajo que un apartamento ya construido. Incluso con el paso del tiempo podrás notar una valorización inmediata.

Muchas veces esperar, ¡vale la pena!

2. Obra Gris:

En este punto, la vivienda ya cuenta con los servicios instalados, como son instalaciones eléctricas e hidráulicas. Esta sería la fase donde cuentas con todo lo básico para habitar un espacio y es casi como un lienzo en blanco donde puedes poner a funcionar tu imaginación para definir cómo quisieras que se vea tu nuevo hogar. Para muchos, esta es una etapa muy disfrutable, ya que llevan toda su vida o una parte importante de ella, imaginando cómo quisieran que fuera la estética de su vivienda. Hay herramientas digitales gratuitas con las que puedes incluso hacer montajes para tener una idea de cómo se verá, también puedes buscar referentes de estilos que te gusten y luego adaptarlo lo que más se asemeje para poder llevarlo a cabo.

Casi puede pensarse la Obra Gris como un punto intermedio de todo el proceso, ya que es un espacio habitable pero necesita los acabados para que luzca como un hogar.

3. Obra Blanca:

Representa la última etapa de la construcción, es decir, en esta se instalan los acabados que definirán el estilo de la vivienda.
Además, en este punto, se añaden otros elementos como la carpintería interior, acabados, enchapes, pintura, cocina, baños, etc.
Esto puede ofrecértelo la constructora, como te mencionamos antes, o puedes definirlo según tus deseos o presupuesto.

4. Full acabados:

Finalmente hay una posibilidad que resulta muy atractiva para muchos, especialmente si se tiene la capacidad financiera para hacerlo y es elegir la opción de full acabados. Esto no quiere decir que gastarás una fortuna, pero sí significa que es una inversión adicional que quizás no habías considerado y ahora lo sabes.
En este tema hay infinidad de ofertas, es decir, el mercado de la construcción y de los acabados propone muchas alternativas para todos los gustos, las constructoras por lo general ofrecen varias opciones; la básica estaría en la fase de obra blanca, con acabados sencillos pero que no limitan la habitabilidad del espacio y también pueden ofrecerte acabados de mejor calidad o con una estética diferenciada, apoyados por lo general en un decorador de interiores que tiene la capacidad de diseñar espacios personalizados, es decir, materiales diferentes para los mesones de la cocina, la iluminación, las terminaciones de closets o muebles auxiliares, elementos para los baños como lavamanos y sanitarios, etc.

Entonces ¿es mejor comprar apartamentos con o sin acabados? es importante tomar la decisión teniendo en cuenta qué es lo que deseas y cuáles son tus posibilidades. Si decides comprar en obra gris o blanca, puedes pensarlo como la oportunidad para personalizar tus espacios. Ahora, comprar una vivienda con acabados significa que no tendrás que contratar trabajadores de obra ni esperar más tiempo para habitar tu nuevo hogar y todo el trabajo lo dejarás en manos de expertos sin tener que preocuparte, también recuerda que si compras en obra blanca o full acabados las postventas serán con la misma constructora y no con un tercero.

Ya que conoces las diferencias entre acabados en un apartamento o vivienda, puedes tomar la decisión con suficientes herramientas, Si estás buscando invertir en vivienda propia en Bello, te recomendamos que visites nuestra sección de proyectos, especialmente nuestro proyecto NO VIS Majagua, allí encontrarás 3 de las 4 opciones de acabados en obra. Te estamos esperando en nuestra sala de ventas, ven y conoce más sobre los beneficios de vivir en un municipio en constante desarrollo.

Deja un comentario